dijous, 16 de juny de 2016

Viviendo el hospital vestida de calle.Cuando el tópico se convierte en realidad.



Cuantas veces habremos dicho aquello de "que diferente se ve todo desde el otro lado " , ?
Seguramente unas cuantas. Sabemos que es verdad, que nuestras emociones, vivencias, protegidos tras nuestro " escudo blanco " siempre tienen un plus de protección, y sobretodo y más importante las vivimos teniendo delante a personas con las que enpatizamos por ser pacientes, pero que no son nuestra familia con lo cual el vínculo afectivo está a otro nivel.
Y llega un día en el que alguien de nuestra familia ingresa en el Hospital......
Eso ocurrió el pasado martes 6 .Por delante una intervención de larga duración, con lo que la ansiedad y el temor eran de tamaño directamente proporcional.
Cuando llegas a una Ciudad Sanitaria, pareces un turista, has de ir preguntando hasta llegar a tu destino , aunque acabas llegando y una vez allí a esperar .... y esperar porque ya se sabe que en cirugía nada es exacto, y agradeces trabajar en una unidad de Cirugía para poder explicar a tu madre que aunque nadie desea esto, entra en lo posible el aumento de espera,
Y llega el momento, y ver entrar a tu ser querido con cara de susto, te hace entender a los familiares de tu unidad que están esperando, porque a tí la espera también te desespera aunque te lo tomes tal vez de otra manera...
Y de pronto te avisan y respiras porque quiere decir que ya está, que acabó y el Doctor dice las palabras mágicas :" ha ido como yo esperaba"
Una vez en REA , entras en el reino de las máquinas: bombas , monitores, respiradores, y todo el personal yendo de un lado a otro, y tú no puedes evitar el observarlo todo,intentando así ponerte en tu lado protector de la barrera , porque ver a tu madre intubada , inconsciente te parte por dentro... y por fuera
Y al día siguiente al volver a entrar , ya con ella des-intubada, mi primer reconocimiento a su enfermera en la unidad, Hablamos mucho de humanizar los cuidados y ella lo aplica , el ejemplo: la pregunta que le hace a mi madre que casi no habla : ¿ como me llamo Encarna ? y sobretodo la respuesta de ella : Gloria .
Gracias desde aquí Gloria por humanizar un lugar donde reinan bips , alarmas , medicación y controles horarios.
Al llegar a planta, sientes que llegas a terreno conocido, todo te es familiar, pero algo es diferente : tu no vas de blanco ,no eres la que arrastra el carro de curas , la que toma constantes, controla los sueros, y eso te hace ver lo difícil que es hacer sólo de familiar, cerrar los ojos de enfermera y hacer sólo de hija .Hasta que te das cuenta que es imposible , actúas con prudencia no interfieres en el trabajo de los compañeros, pero no dejas de observar, todo cuanto pasa por esos pasillos..
Y entonces observas que en el pase de visita , el residente, alguien joven y que está aprendiendo, no conoce muy bien  el nombre de sus pacientes, no les mira a los ojos  ( por supuesto a los nuestros tampoco ) y en medio de la visita sale de la habitación porque le llaman a su móvil.Y piensas que todos hemos empezado, hemos tenido alguien que guíe nuestros pasos y los corrija y entonces te quedas con las ganas de decirle , lo afortunado que es de tener delante a un gran profesional , que ve al paciente de manera integral , mirándole a los ojos , hablándole de manera clara .Y esperas que sepa aprovechar esta oportunidad de aprendizaje .Con los dias acabará ganándose la simpatía de tu madre y eso te hará pasar por alto algún paso dado fuera de tiempo...en el Hospital si lo que haces te gusta y lo vives sólo es cuestión de práctica...
Que como escribía en uno de mis posts , en nuestra profesión , hay que preguntar antes de presuponer , para así evitar errores, y tener claro que un paciente post- quirúrgico tiene unos controles que hay que llevar, y saber que valores te dan señales de alerta.
Que en un Hospital somos gente muy diversa , y mi mención aquí a varias compañeras , y no pongo nombres porque me dejaría alguno y no quisiera, a las que  que hicieron la noche más llevadera ,  a las que unen en su cuerpo, juventud y brío pero que con los años prometen  ser una grandes profesionales, a las que ya lo son y que con su experiencia aplican técnica y son maestras de los Cuidados Invisibles que tanto agradecen los pacientes.
Y como siempre mil gracias a las auxiliares , quien me sigue ya sabe de mi defensa del trabajo en equipo y de la importancia que tienen todas las partes que lo integran, ellas están en los momentos mas íntimos y siempre animan y hacen mover el cuerpo y el animo .Como siempre y mis compañeras ya lo saben mi reconocimiento a todas ellas!
Y todas ellas bajo la gestión de una compañera a la que no se le escapa detalle de lo que ocurre por la unidad , gracias por todo Maribel!!!!
Y de pronto a las 48 horas , el organismo de mi madre empieza a no responder como debiera y se acaba decidiendo el traslado a la UCI.
Nunca había estado en la UCI de trauma , y como familiar nunca he dado tantas gracias del diagnostico de entrada de mi madre , pues al lado de esas familias no podía por menos de sentirme afortunada , de entrar y pasar de largo de ese despacho donde reinaba la tristeza y el desanimo.
Cuando leo a los compañeros del Proyecto HU-CI  , siempre pienso que es una iniciativa genial , y que tendría que ser extensiva a todo el Hospital, pero ahora que he vivido la UCI en vivo , tengo claro que la H ha de impregnar cada rincón , y  a cada uno de nosotros .
Y la H ha encontrado un hueco por esa UCI , compañeras que trabajan 12 horas , a un nivel de tensión importante , y que no pierden la sonrisa , gracias por preocuparos de mi madre , por saber cuanto había comido , cambiarle la comida o el postre .
De todos estos dias , he aprendido que ser cuidador es una labor admirable , que tal vez no valoraba en su justa medida.
Que el Hospital se lleva mucho mejor vestido de blanco, física y emocionalmente.
Que cada centro es un mundo, y cuando sales del tuyo y visitas a otro has de intentar ir sin el chip enfermero ( aunque he de confesar que esto resulta muy difícil )
Que a partir de ahora entenderé a los familiares un poco más , sus miedos , sus angustias las haré sin querer un poco mías ( lo que se llama enpatía ...)
Que es una gran verdad que en nuestro día a día estamos sino juzgados , si observados de forma contínua desde una cama y una silla porque no hay nada más que hacer , y os puedo asegurar que se ve todo el buen trabajo que realizamos ....y el que seguramente podemos mejorar.
Que el Hospital , es un lugar vivo de día ....y de noche y que los que estamos sumergidos en su ritmo no nos damos cuenta que a quién está sólo unos días, le cuesta cambiar el compás , y de noche descansa y en esos dias lo necesita más que nunca...
Que después de todo pacientes y personal , todos somos personas y nos merecemos ser tratados con respeto, dignidad, comprensión , porqué delante tenemos al mismo frente : la enfermedad...
De todos estos dias me llevo el agradecimiento por el trato hacia mi madre, el haber conocido a compañeras con las que compartir experiencias , y casualidades de la vida una compañera de habitación que resultó ser enfermera ,  Susana un placer haberte conocido , aún en estas circunstancias .
Ahora empieza otra etapa, la de la recuperación en casa , crearé la figura de la enfermera-cuidadora aunque imagino que no invento nada nuevo..........