diumenge, 26 de març de 2017

Hablando de la muerte, desde nuestra vida..Death Cafe 23-10-2107


Cuando oí por primera vez Death Cafe,fué a través de un aviso de mi compañero Fernando Campaña y  he de admitir que confío  siempre en su en su criterio, antes de decir que sí abrí Google porque sin relacionarlo con nada siniestro, no entendía del todo cual era su fin..
En dos minutos estaba enviando el correo de inscripción esperando haber sido aceptada.
Que aparezca entonces la oportunidad de poder entablar un diálogo alrededor de un mesa, en el que poder expresar interrogantes, sentimientos, dudas,experiencias própias o ajenas de una forma espontanea, era algo que no quería que pasara de largo sin poder vivirlo.
Porque si de algo cuesta hablar de forma natural, así sin más, es de la muerte, cuando ésta forma parte del proceso de nuestra vida.
Y es que así como el nacimiento, la llegada de una nueva vida, es algo que se comparte y la alegría que ello comporta hace que se explique con todo lujo de detalles, la muerte y sobretodo el sentimiento de pérdida que provoca se queda en el fuero interno o se explica sólo a quien pertenece al círculo más cercano.
El jueves 23 por la tarde,  veintiuna ciudades de todo el mundo estuvieron de forma simultanea hablando de la muerte.Entre ellas la mía Barcelona , donde en un grupo formado por profesionales sanitarios pero también de otras profesiones que nada tenian que ver con la atención al paciente pero que tenian la inquietud de saber y despejar interrogantes sobre el tema, hicimos aquello a lo que habíamos ido, hablar con naturalidad.
A nivel personal fue uno de esos momentos en los que diferentes factores que por si solos ya aportan valor coinciden en el mismo espacio y tiempo, haciendo que esas dos horas te enriquezcan a nivel no sólo profesional sino personal.
De todo lo que se habló, que fue mucho ( cuanto pueden dar de sí dos horas, si el diálogo es fluído!) me quedo con varios conceptos:
Que hablar de la muerte con normalidad, empieza ya desde la infancia dentro del núcleo familiar.
Cada familia tiene a nivel cultural, social, religioso, características propias que impiden el hablar de estandarización. Pero lo que está claro es que la sinceridad es válida en cualquier modelo.
Los niños son pequeños, no tontos, y su capacidad de percepción es sorprendente.Para ellos seguro que será más beneficioso una explicación del porqué perciben tristeza,que dejar que ellos intenten entender porque se les niega un sentimiento que perciben con claridad..
Que vivimos en una sociedad donde el éxito, la belleza, la invulnerabilidad, no dejan lugar a la frustración.
Todo lo que rodea a la muerte implica dolor, perdida, fracaso ( a la muerte no se la vence nunca )y ante eso sencillamente se opta por no hablar de ello o dejarlo para un futuro indeterminado.
La muerte no tiene porque estar en nuestro pensamiento diario, pero hemos de aceptar que forma parte de nosotros como seres humanos que somos y que llegará independientemente de cuando deseemos su llegada.
Que los ritos han cambiado,  la par que los modelos de familia y su convivencia.Por lo que nuestros seres cercanos mueren generalmente en el hospital, y el velatorio ya no se hace en la intimidad de casa, lo que ha convertido a la muerte en un acto ya no sólo social sino burocrático y en cierto modo
"aséptico" , en el que muchas veces el acto funerario es impersonal y pasa a ser un " trámite " .
Que nosotros como profesionales llevamos encima un bagaje de experiencias vitales, que nos hacen vivir la muerte de forma diferente .
De todos modos cuando entramos en una habitación eso no será tan importante porque lidiaremos con el bagaje emocional de quien tenemos delante.Así nos daremos cuenta que es más fácil hablar de la muerte con quien la espera que con quien le rodea.
Y lo que está claro es que emocionalmente cada persona es diferente y no podemos obligar a nadie a hablar de la muerte si no está preparado o no se ve capaz..
Como dicen los promotores del Death Cafe Jon Underwood y Sue Barsky Reid
El objetivo a encontrar sería aumentar la conciencia de nuestra muerte con el fin de ayudar a la personas a  aprovechar al máximo su vida
En definitiva hemos de poder hablar de la muerte, porque después de todo de lo que hablamos es del ultimo capitulo de la vida.
Solo que diciéndolo así parece que cueste menos...


 - See more at: http://deathcafe.com/what/#sthash.ceWvtyIt.dpuf